Cambiar cristal roto Samsung

Caída del móvil por efecto de la gravedad, lo recogemos del suelo y al dar la vuelta, nuestra pantalla de Samsung está rota. Es una situación bastante habitual. En los modelos de Samsung: Galaxy S3, Galaxy S3 Mini, Galaxy S4, Galaxy S4 Mini, Note I, Note II, Note III... podemos sustituir sólo el cristal roto en vez del módulo completo de la pantalla como se hace en otras marcas. 

 

En los modelos mencionados hay dos tipos de roturas de pantalla. En primer lugar, sólo el cristal. El segundo tipo de rotura es la pantalla completa (cristal +  táctil + LCD).

 

¿Cómo diferenciamos qué se ha roto en nuestro móvil?

 

- Cuando sólo se ha roto el cristal (como en la foto), veremos imagen en el LCD y podremos seguir usando la función táctil del teléfono en todas las zonas de la pantalla (digitalizador o táctil en buen estado). En este caso, podemos sustituir solamente el cristal del Samsung. El coste de la reparación puede llegar a costar un tercio de lo que supondría un cambio de pantalla completa. 

 

- En el caso de que se haya roto la pantalla completa nos daremos cuenta enseguida. El LCD se quedará completamente negro tras la caída o bien, en un primer momento se formará una mancha habitualmente negra que con el paso de las horas ocupará la pantalla completa. Esta rotura también puede venir acompañada por cristal roto.

 

Ambas roturas de pantalla se pueden reparar. Las dos diferencias fundamentales son: complejidad de la reparación y coste de la reparación. En el caso de tener sólo el cristal de la pantalla roto, podemos ahorrarnos dinero en la reparación, se tarda más en reparar y la complejidad de la reparación es mayor que si hubiese que cambiar la pantalla completa. 

 

El coste de un cristal es inferior al de una pantalla completa compuesto por: cristal, táctil y LCD. El mayor problema de cambiar sólo el cristal es el alto riesgo de dañar el LCD al separar el cristal. No es aconsejable realizar esta reparación uno mismo si no se tiene experiencia cambiando cristales. Lo más habitual es romper el LCD y al final habrá que poner pantalla completa. El tiempo de reparación es mayor en el caso de cambiar sólo el cristal que cambiando la pantalla completa.

Para separar el cristal debemos trabajar en una zona cómoda. Hay diferentes técnicas para separar los cristales rotos: máquinas automáticas, semiautomáticas y manuales, con púas, cuchillas, etc. Una vez separado el cristal se comprueba que no se ha dañado el LCD y procedemos a limpiar los restos de gel anterior. 

En este punto ya llevamos bastante avanzado el proceso. Nos falta poner el gel UV LOCA para que el acabado sea igual que el de fábrica, el cristal y secar.


Es muy importante que el acabado sea con gel ya que poner sólo cinta de doble cara en los laterales no evitará que entre suciedad y se vaya quedando acumulada entre el cristal y el LCD. Además, el cristal por su propio peso cederá en la zona media de la pantalla hasta tocar con el polarizado creando una mancha.


Debemos echar la cantidad justa de gel UV LOCA. Si echamos poco, al poner el cristal no cubrirá la totalidad de la pantalla. Si echamos en exceso, brotará por los laterales. Hay que recordar que el tamaño de un Galaxy S3 Mini no es el mismo que el de un Note III por lo que la cantidad de gel a echar no será tampoco la misma.

Posteriormente pondremos lenta y cuidadosamente el cristal nuevo, llevando el gel desde el centro hacia el exterior de los laterales. Cuando esté esparcido por toda la pantalla lo dejaremos secar con luz UV. De esta manera tendremos reparado y como nuevo nuestro Samsung.