Seguridad en los smartphones: 5 claves para proteger nuestros datos y el contenido de nuestro móvil.

Hoy en día, nuestro teléfono no es un simple dispositivo para hacer y recibir llamadas. Lo necesitamos en casa, cuando salimos y en el trabajo. Disponen de muchas funcionalidades que nos permiten hacer una variedad de tareas que ni siquiera podíamos pensar hace solo unos años.  Al ser unas herramientas tan útiles, los smartphones se han convertido en una especie de almacén donde guardamos todo lo que necesitamos: contactos, datos, fotografías, vídeos, notas personales, aplicaciones y documentos de trabajo, entre otros. Esto, que pone al alcance de nuestra mano prácticamente cualquier operación que queramos hacer en el día a día, supone también que, para tener acceso a ellas, tengamos muchos datos personales y contenido que debemos proteger de terceros y de posibles usos malintencionados. En este artículo os ofreceremos unos consejos que os serán de utilidad para proteger vuestra intimidad y la seguridad de vuestro teléfono móvil.


1. Seguridad básica: pantalla de bloqueo y PIN.

La pantalla de bloqueo y el código PIN de tu móvil son los primeros filtros que ha de superar cualquiera que sustraiga o coja sin consentimiento tu teléfono. Por ello, no debemos ponérselo fácil y hemos de evitar códigos que sean sencillos de descubrir.

 

Hoy día, existen métodos muy sofisticados en algunos teléfonos para la pantalla de bloqueo, como pueden ser la identificación facial o dactilar. Si tu smartphone dispone de alguna de estas opciones, es una de las mejores maneras de establecer esta primera barrera. Si no es así, trata de configurar un patrón de dibujo que se salga de lo habitual: evita dibujos en forma de letras o líneas rectas. Recuerda: mantén siempre tu móvil bloqueado cuando no lo estés utilizando. Además de ahorrar batería, tendrás siempre activo este primer filtro contra los curiosos y los amigos de lo ajeno. Puedes configurar tu móvil para que el bloqueo se active de forma automática después de un tiempo sin usarlo.


En cuanto al código PIN, hemos de huir de cualquier combinación de cifras que puedan descubrirse conociendo alguno de nuestros datos o por simple ensayo-error: fechas de nacimiento o aniversarios, números consecutivos o repetidos, últimas cifras del DNI o la tarjeta de crédito, etc. Además, es desaconsejable utilizar el número del código PIN del teléfono para otras contraseñas, especialmente claves del banco o tarjetas de crédito. Lo mejor es generar una clave con números aleatorios y memorizarla.


2.  Cuidado con las aplicaciones.

La inmensa mayoría de aplicaciones que podemos descargar de las tiendas oficiales de nuestros sistemas operativos son totalmente seguras. Pero, a pesar de los esfuerzos de Apple, Google, Windows y el resto de compañías por tener sus stores limpias, siempre cabe la posibilidad de que pueda colarse alguna app maliciosa que pueda dañar nuestro teléfono, instalarle virus y malware o extraer datos del mismo sin nuestro conocimiento. Por ello, es imprescindible comprobar los permisos que otorgamos a las apps antes de descargárnoslas, y rechazarlos si consideramos que pueden violar nuestra privacidad o poner en peligro a nuestro terminal. Los comentarios de otros usuarios y sus valoraciones pueden también sernos de ayuda a la hora de decidir si descargar una app sospechosa. Además, debemos evitar el uso de tiendas distintas a las oficiales, pues son las únicas que pueden garantizar un entorno seguro y el rastreo permanente en busca de aplicaciones dañinas.


3.  Redes Wi-Fi de procedencia desconocida.

¿Estás en la calle o en un local y crees que has tenido suerte por encontrar una red Wi-Fi abierta? ¡Cuidado! Puede ser utilizada para extraer información de tu teléfono móvil, sobre todo si accedemos a sitios web que nos pidan login y contraseña. Es por ello que debemos utilizar redes Wi-Fi de confianza y de las que conozcamos la procedencia, ya sea en tiendas, restaurantes, cafeterías o redes públicas.


4. No lleves contenido comprometido.

El teléfono móvil es una herramienta social y laboral indispensable. Pero no es menos cierto que no es el dispositivo más seguro, pues está demasiado expuesto y puede ser objeto de robos, pérdidas e intrusiones no deseadas. Por ello, y aunque no cabe duda que cierto material importante estará siempre en nuestro teléfono, debemos evitar que este contenga documentos que revelen información que nos cause un perjuicio grave si cae en manos de terceros. Por la misma razón, hemos de evitar material audiovisual que pueda comprometernos de manera personal, tanto en la memoria de nuestro smartphone como en tarjetas SD.


5. Permanece atento a posibles enlaces fraudulentos.

Lo sentimos, pero no ganarás un millón de euros a través de un enlace mientras estás navegando por Internet. Estos links maliciosos pueden llegarte también por otros medios, como SMS, servicios de mensajería instantánea o correo electrónico. Debemos estar especialmente atentos a los intentos de phishing, es decir, al intento de suplantar la identidad de una persona o compañía con el objetivo de conseguir contraseñas o datos sensibles para sustraernos información o dinero. Asegúrate siempre de que las direcciones de correo y páginas web a las que accedes son las oficiales. Y, lo más importante: usa el sentido común. Tu banco jamás te pedirá la contraseña de tu tarjeta de crédito o tus datos de acceso a la banca online.


En Full Repairing estamos comprometidos en ofrecer un servicio integral de reparación de móviles pero, además, queremos que nuestros clientes puedan disfrutar de sus terminales teniendo la máxima confianza en la seguridad de los mismos. Por ello, te aconsejamos seguir las pautas de este artículo y tener total tranquilidad para disfrutar de todo lo que tu smartphone puede ofrecerte.

 

Si te ha gustado el artículo y crees que puede ser de utilidad para alguien más, puedes compartirlo a través de los botones sociales.

Escrito por Ignacio Martín Fraile

Community Manager