¿Sabías que el verano es la época en la que más móviles se dañan? Vacaciones, playa, piscina…

Usamos más el móvil y las probabilidades de dañarse aumentan. Una de las reparaciones que más realizamos son las recuperaciones de móviles mojados.

Recientemente nos han traído un iPhone 6S el cual se ha sumergido en una piscina. Uno de los puntos principales para recuperar un móvil mojado es no intentar encenderlo ni cargarlo. Lo se, la tentación de probar si el móvil sigue encendido es muy fuerte, pero NO debemos intentar encender ni cargar el teléfono. De lo contrario, estaremos reduciendo las posibilidades de recuperar nuestro móvil. ¿Por qué? Si el móvil todavía está mojado internamente y pasa corriente, dañaremos componentes, circuitos integrados y quemaremos pistas. Lo recomendable es retirar la batería (en los dispositivos en los que se pueda) y dejarlo en manos de profesionales.

Lo primero que hacemos es retirar los blindajes que protegen los componentes para poder hacer una limpieza exhaustiva de la placa base.

Tras este consejo, continuamos con nuestro iPhone 6S. Por suerte, el cliente lo trajo al día siguiente de haberlo mojado. Al abrirlo todavía nos encontramos con restos de gotas de agua. Lo primero que hacemos es retirar los blindajes que protegen los componentes para poder hacer una limpieza exhaustiva de la placa base. De poco o nada sirve meter la placa base en una cubeta de ultrasonidos si no retiramos los blindajes.

Al retirar los blindajes vemos dos zonas más dañadas por el agua. Procedemos a una limpieza de la placa base con nuestro producto “Magic Water” el cual dejamos actuar durante unos minutos. Posteriormente comprobamos con la fuente de alimentación a ver si el teléfono enciende. La fuente nos marca consumo pero la pantalla muestra imagen sin retroiluminación.

Empezamos por lo más sencillo que es revisar los fusibles del ánodo y el cátodo del iPhone 6S. Están bien, por lo que vamos revisando el resto de componentes electrónicos relacionados con el backlight. Pasamos a revisar el diodo y sorpresa, el diodo está quemado y una de las pistas del diodo también está quemada. Se ve que al intentar encenderlo y haber todavía agua, se ha quemado.

backlight-mojado-iphone

Procedemos a reconstruir la pista del extremo dañado para posteriormente soldar un nuevo diodo. Tras este proceso volvemos a comprobar si ya funciona el backlight de la pantalla. Sería lo lógico ya que hemos sustituido el componente que se veía dañado y tras reconocimiento visual no se ven otros componentes tocados. Pero tampoco nos da retroiluminación. Nos está dando guerra este iPhone 6S. Pero no pasa nada, en Full Repairing DAMOS VIDA A SU MÓVIL y estamos para agotar todas las opciones.

Levantamos el IC del backlight del iPhone 6S y soldamos uno nuevo. Volvemos a probar la pantalla… Y… Efectivamente, el teléfono ya enciende y funciona la retro de la pantalla.

ic-backlight-iphone

Un teléfono mojado no es suficiente con meterlo en la cubeta de ultrasonidos, limpiar la placa base y ver qué pasa. Tras mojarse se han podido dañar componentes, pueden haber condensadores en corto, diodos, se han podido dañar circuitos integrados, etc. Por lo que para hacer una buena reparación de un teléfono mojado hay que ir más allá y testear componentes.

Si te ha gustado este artículo compártelo en las redes sociales y recuerda que siempre puedes dejar en manos de nuestro servicio técnico la reparación de tu smartphone.

En Full repairing damos vida a tu móvil.